Miles de años de clima reconstruidos para prever los futuros inviernos

Invierno

El estudio de miles de años de variaciones de la NAO podría permitir predecir los futuros inviernos en Europa. En efecto, las variaciones de la NAO influencian en el clima del hemisferio norte, en particular los inviernos europeos.

Muchos trabajos están en curso para prever la oscilación Noratlántica, NAO, de una estación a otra. Estas variaciones de circulación del aire alrededor del Océano Atlántico Norte impactan en el clima del hemisferio norte, y de forma más particular en Europa, durante el invierno. Estas previsiones permiten anticipar las condiciones climáticas invernales de Europa. Pero para evaluar la posibilidad de una previsión de la NAO en 10 años, es esencial estudiar su variabilidad pasada a lo largo de un milenio.

Los datos existen desde comienzos del siglo XIX, las variaciones de la NAO no pueden ser estimadas más que a partir de medidas indirectas sobre el periodo del último milenio. Un primer estudio sugiere que durante el periodo medieval, la NAO fue bloqueada de forma positiva, es decir que la diferencia de presión atmosférica entre las Azores e Islandia era siempre mayor que la media.

Cuando la NAO está en fase positiva, las tormentas invernales están dirigidas hacia el centro y el norte de Europa, donde los inviernos son entonces suaves y húmedos, mientras que los inviernos del sur de Europa y de Groenlandia son más fríos y secos. Esta anomalía de la circulación atmosférica era hasta ahora propuesta como una explicación de las condiciones climáticas suaves de Europa Central y de Europa del Norte durante el periodo medieval.

Te puede interesar

Escribe un comentario