Mayflower, un barco sin tripulación para atravesar el Atlántico

Mayflower-Autonomous-Research-Ship

Para celebrar el 400 aniversario de la epopeya del Mayflower, la Universidad de Plymouth en el Reino Unido quiere construir un barco sin tripulación que atraviese el Atlántico y llegue a las costas de Massachusetts en los Estados Unidos. Movido por energías renovables, el trimarán de 32 metros de largo servirá de plataforma de investigación sobre las tecnologías de navegación autónoma y permitirá realizar experiencias científicas a lo largo de su periplo.

La pasada primavera, un coche autónomo atravesó los Estados Unidos de oeste a este, demostrando una vez más los grandes progresos que se han realizado en estos últimos años. Coches, camiones sin conductor, drones aéreos, son muchos los ejemplos que existen en este campo. Curiosamente, la navegación marítima parece estar dejada de lado en este asunto. Sin embargo ha tenido derecho a algunos proyectos de veleros robots concebidos para lanzarse en la Micro Transat Chalenge, una travesía del Atlántico, pero el mejor modelo tan sólo ha podido recorrer 400 km. ¿Cuándo será posible ver un barco de tamaño natural autónomo?

Un proyecto creado por la Universidad de Plymouth que prevé lanzar un trimarán de 32,5 metros de largo y 16,8 metros de envergadura de aquí al año 2020. Bautizado con el nombre Mars, Myflower Autonomous Research Ship, este barco va a celebrar el 400 aniversario del Myflower, el barco que en 1620 dejó el puerto de Plymouth sobre las costas británicas para llegar a la colonia de Plymouth en el Estado de Massachusetts, llevando a bordo a los primeros padres peregrinos.

“Si somos capaces de coincidir y enviar un Rover sobre Marte para que realice trabajos de investigación de forma autónoma, ¿por qué no podríamos hacer navegar un barco sin tripulación para atravesar el Atlántico y, al final, navegar alrededor del mundo?”, se preguntan los promotores del proyecto.

Para concebir este barco autónomo, la Universidad de Plymouth trabaja en concierto con una empresa especializada en tecnologías de navegación autónoma. El Mayflower no funciona nada más que con ayuda de energías renovables, es decir viento y sol. Podrá alcanzar los 20 nudos navegando con la fuerza del viento gracias a sus dos mástiles dotados con velas retráctiles. Y cuando el viento no exista, los motores eléctricos alimentados por paneles solares pondrán tomar el relevo.

En este caso el barco podrá navegar a 12,5 nudos. Una de las problemáticas técnicas a la que los ingenieros deben hacer frente es la de disponer de suficientes paneles fotovoltaicos sobre el barco solar con el fin de poder alimentar sus motores eléctricos.

Te puede interesar

Escribe un comentario