Marea negra en la bahía de Manila

 Marea negra

Una contaminación de gasóleo se extendía el pasado viernes 9 de agosto, en la bahía de Manila, paralizando la industria de la pesca, de la que viven miles de personas en esta región de Filipinas. La fuga, procedente de una terminal petrolífera, o de un petrolero, habría perdido parte de su carga. Cerca de 500.000 litros de petróleo se extendieron sobre una veintena de kilómetros a lo largo de la costa.

La capa de gasóleo es amplia de unos quince kilómetros y cubre una superficie de 300 km2, según el jefe de los guarda costas encargado de la protección marina, que ha afirmado que la contaminación todavía no está controlada. Hablamos del 15% de la bahía de Manila.

Peces muertos flotaban sobre la superficie del agua y varios habitantes tuvieron algún tipo de malestar físico. “Muchas personas jóvenes y mayores están enfermas, dice Marcos Solis, el alcalde de un pueblo de pescadores afectado por la contaminación. El precio del pescado y del marisco se ha derrumbado”.

La bahía de Manila es la vía marítima más frecuentada del archipiélago, y de ella viven decenas de miles de pescadores. Según el alcalde de Rosario, una ciudad de pescadores, cerca de 40.000 personas están a partir de ahora en el paro. El alcalde ha introducido un programa que permita a los pescadores y a sus familias recibir comida a cambio de una participación en las labores de limpieza.

 Más información – La vigilancia de los satélites sobre los océanos

Te puede interesar

Escribe un comentario