Los purificadores ionizadores del aire

Purificador aire

Al principio eran caros, ruidosos y poco ecológicos. Hoy en día, los purificadores ionizadores del aire están destinados a sanear el aire que respiramos, y se integran en nuestros interiores para combatir eficazmente la contaminación doméstica, y las alergias.

Utilizados al principio en la industria y los centros hospitalarios, los purificadores de aire tuvieron muchas dificultades para implantarse en los domicilios particulares: los primeros aparatos eran pesados, ruidosos y bastante caros. Con el tiempo, la contaminación creciente, el aumento exponencial de casos de alergia y una mayor atención a la calidad del aire, provocó que muchos fabricantes intentaran concebir aparatos más discretos para intentar responder a la demanda. Una nueva generación de purificadores de aire apareció, comportando, además de la filtración del aire, un sistema de ionización, que hasta ahora era diferente a la purificación.

Por desgracia, estos aparatos producían una importante contaminación electromagnética, y sobretodo una contaminación del ozono, que incluso en pequeñas cantidades, era peligrosa para la salud. Sin contar con el reemplazo de filtros del aire, el coste era prohibitivo para la mayoría de los hogares. Estos últimos años, los fabricantes han realizado auténticas investigaciones para poner a punto aparatos sin emisiones de ozono y… sin filtro de aire.

El principio de los purificadores ionizadores clásicos es simple: la mayoría utilizan el sistema de filtros high efficiency particulate air filter (HEPA o filtro de partículas de alta eficacia), cien veces más finos que los filtros ordinarios y que tienen una real eficacia sobre la contaminación doméstica. Cada vez más importantes en ciudad, esta es debida a la presencia de millones de partículas en suspensión emitidas por los gases de escape de los vehículos, los productos de limpieza del hogar, los materiales de construcción y de decoración, los pólenes, virus y bacterias, sin contar con el humo de los cigarrillos.

Esta contaminación doméstica ha sido recientemente denunciada por asociaciones de consumidores que la señalan como la causa de muchos casos de alergia, de dificultades respiratorias, de problemas cardiovasculares, e incluso de cáncer.

La parte ionizadora, genera iones negativos que permiten amalgamar las partículas en suspensión. Más pesadas, caen al suelo donde son capturadas por el filtro. Los iones negativos tienen otra ventaja: son beneficiosos para la salud y tienen un efecto antiestrés.

Te puede interesar

Un comentario

  1. Buena entrada pero si estamos en ambientes sostenibles en contaminación ambiental o tengamos esos filtros Hepa incorporados en las ventanas el mejor ionizador siempre es el aire fresco
    saludos

Escribe un comentario