Los pesticidas o productos fitosanitarios

Pesticidas

En los países industrializados, la revolución verde de los años sesenta aumentó considerablemente la productividad agrícola, jugando sobre el aumento de superficies cultivables, la mecanización, el cultivo de plantas seleccionadas e híbridos con rendimientos más altos y también compartiendo todo el tipo de agentes nocivos. Este combate pasa concretamente por recurrir de forma masiva a los pesticidas, que son productos químicos peligrosos destinados ahuyentar o matar a los roedores, los hongos, las enfermedades, los insectos y malas hierbas que facilitan el modo de cultivo intensivo.

Los pesticidas no solamente se utilizan en la agricultura, sino también en el jardín particular, en los parques abiertos al público, en las vías férreas, en los aeropuertos, en las áreas de ocio.

Los pesticidas son contaminantes orgánicos persistentes que perduran en el medio ambiente, se acumulan en las grasas y son de forma general peligrosos para la salud, provocando en algunos casos cáncer, alteraciones del sistema inmunitario, o problemas de reproducción.

Los pesticidas afectan de forma masiva a las zonas rurales de los países en vías de desarrollo, donde las malformaciones, el cáncer, las enfermedades congénitas, los desórdenes del sistema nervioso afectan a la población.

De esta forma, se designa por pesticida a toda sustancia destinada a rechazar, destruir o combatir a los roedores y las especies indeseables de plantas o de animales. También incluyen los reguladores del crecimiento de las plantas, y agentes que reducen el número de frutas o evitan la caída precoz así como las sustancias aplicadas antes o después de la cosecha para conservar los productos durante su almacenamiento y su transporte.

Existen más de 100 familias químicas de pesticidas. Sin embargo, desde un punto de vista reglamentario de Europa, distinguimos dos grandes categorías de pesticidas, los productos fitofarmacéuticos destinados a la protección de los vegetales, de estos destacan tres tipos como los herbicidas, los fungicidas y los insecticidas. La otra gran categoría son los biocidas destinados a la protección de elementos de construcción o para animales domésticos.

Los pesticidas también se agrupan en función de sus componentes activos o sustancia activa. La sustancia activa ejerce una acción general o específica sobre los organismos nocivos o vegetales.

Te puede interesar

Escribe un comentario