Los océanos absorbieron tanto calor en los últimos 18 años como en los anteriores 130

 

Calentamiento global

Los océanos han absorbido tanto calor del calentamiento global en las dos últimas décadas como en los anteriores 130 años según afirma un estudio lanzado por científicos estadounidenses.

Mientras que esta absorción acelerada nos ha ayudado a mantenernos más frescos, en el tiempo podría ser una bomba de relojería que desordene totalmente el clima globalmente según claman los científicos.

Una tercera parte de esa absorción ocurrió a profundidades mayores de 700 metros, más allá del alcance de los rayos del sol. Esto explicaría la pausa en el calentamiento observada en la superficie del mar desde finales del siglo XX según afirma el mismo estudio.

Mientras que son algunos los que interpretaron esta reducción como un aviso a tomar en cuenta. Se pensaba que la superficie del mar había absorbido anteriormente la mayor parte del calor tomado por los océanos. Lo que no se entiende es por qué el ratio está cambiando.

Challenger

Los datos a los que se ha podido acceder fueron tomados en el siglo XIX por la corbeta HMS Challenger en una expedición científica británica que realizó la primera campaña oceanográfica mundial. Los datos más recientes han sido tomados por distintos barcos que se encargaron de obtenerlos a más de 2.000 metros de profundidad.

Al cubrir dos terceras partes de la tierra, los océanos han absorbido más del 90 por ciento del exceso de calor generado por los gases invernadero. En un golpe de suerte, esto ha hecho que la superficie del planeta sea menos caliente de lo que podría haber sido. Lo que ocurre es que si ese calor extra se mantiene en el océano podría provocar cambios mayores en la circulación atmosférica y de las corrientes marítimas.

Y si este fuera devuelto a la atmósfera, podría acentuar el calentamiento, lo que acentuaría las complicaciones en el clima a las que hemos estado sumergidos en estos últimos años. Por lo que hay que saber que la habilidad de los océanos para absorber el calor extra no es ilimitada, y no es realmente la cura para el cambio climático.

Ya el mes pasado conocimos como los Grandes Lagos también estaban sirviendo para el mismo cometido que los océanos.

Te puede interesar

Escribe un comentario