Los límites de la producción de energía de biomasa

 Biomasa

La biomasa, si bien es cierto que forma parte de las energías renovables, puede sin embargo tener impactos negativos en función de la manera en la que es producida. Esto es lo que concluye la Agencia Europea para el Medioambiente en un informe reciente.

La biomasa es la primera fuente de energías renovables de algunos países de Europa, por delante de la energía hidráulica, eólica y geotérmica. En 2010, la biomasa representaba 7,5% de las energías producidas en Europa. Se debería llegar al 10% en 2020.

La AEE estima que los países que tendrán el mayor potencial de bioenergía agrícola en 2020 serán Francia, Alemania, España, Italia, Polonia y Rumanía.

Lo que este informe de la Agencia para el Medioambiente pone de relieve es que la producción de biomasa, al igual que la de cualquier otro tipo de energía renovable y no renovable, debería seguir las previsiones de la UE en términos de gestión de los recursos.

Las previsiones están indicadas en una hoja de ruta. Esta sirve para acompañar a todos los países de Europa hacia una economía sostenible. La hoja enuncia una visión de las grandes etapas de cambios necesarios, tanto en el plano estructural como tecnológico, y que se deben alcanzar en el horizonte de 2050, con ciertas etapas para el 2020. Superando estas etapas, Europa podrá seguir en la vía de un crecimiento eficaz y sostenible de los recursos.

Más información – La fabricación de biocarburante a base de algas

Te puede interesar

Escribe un comentario