Los europeos incapaces de llegar a un acuerdo sobre agrocarburantes

 Agrocarburante

La Comisión Europea había propuesto limitar a 5% de aquí al año 2020 la parte máxima de agrocarburantes de primera generación, procedentes de la parte comestible de las plantas, en la energía consumida por el sector de los transportes.

El pasado 11 de septiembre, el Parlamento Europeo había votado por una corta mayoría en favor de un objetivo del 6%. El 12 de diciembre, los Estados miembros, reunidos en Bruselas en el marco del consejo de ministros de energía, decidieron… no decidir nada.

La propuesta de la presidencia lituana sobre la que se tenían que pronunciar los 28, era la de limitar la parte de estos agrocarburantes a un 7%. Una coalición de Estados que juzgó este techo demasiado alto, y otros que la estimaba demasiado baja, hizo que la propuesta fracasara, por no conseguir una mayoría cualificada.

Después de haber fijado un objetivo del 10% en energías de origen renovable en el sector de los transportes para el 2020, la Unión Europea había decidido un giro en 2012.

La Comisión había reconocido implícitamente en su proyecto de nueva directiva que el desarrollo de agrocarburantes, sobre los que se apoyaba este objetivo en buena parte, podía tener consecuencias negativas en materia de seguridad alimenticia mundial, o en la lucha contra el cambio climático, concretamente a través de los cambios indirectos que podían afectar a los suelos.

Más información – El Parlamento Europeo pone techo a los agrocarburantes perjudiciales

Te puede interesar

Escribe un comentario