Los Estados Unidos suspenden todas las concesiones petrolíferas en el Ártico

Artico

Los Estados Unidos anunciaron el pasado 16 de octubre que no concederían nuevos derechos de explotación petrolífera en el Ártico americano, a lo largo de Alaska, hasta el año 2017. El potencial de producción en la cuenca está por debajo de las esperanzas y en septiembre, la empresa Shell había renunciado a estas explotaciones tras haber realizado unas pruebas sin éxito a más de 2.000 metros por debajo del mar de los Tchouktches.

La secretaria de interior anunció en un comunicado la anulación de las dos próximas concesiones submarinas en el mar de los Tchouktches y del Mar de Beaufort. En este último lugar, tan solo un candidato se había manifestado.

Varias compañías petrolíferas tienen actualmente concesiones a lo largo de Alaska, pero dado que Shell hizo aquel curioso anuncio, la superficie ya está alquilada y las condiciones de mercado actual, no posibilitan preparar nuevas ventas de concesiones en el Ártico de cara al próximo año y medio.

El gobierno de Barack Obama ha rechazado igualmente las peticiones de las compañías Shell y Statoil que reclamaban una extensión de sus concesiones de 10 años, expirando en 2017 en el Mar de Beaufort y en 2020 en el de los Tchouktches. No han establecido un calendario razonable de explotación y de desarrollo, justifica la administración.

Las asociaciones ecologistas han aplaudido esta decisión del gobierno de Barack Obama, que autorizo a Shell hacer prospecciones en el Ártico.

Pero para los republicanos, mayoritarios en el Congreso, el bloqueo es un nuevo signo de hostilidad del presidente americano sobre las energías fósiles. La senadora republicana de Alaska denunció el exceso de reglamentaciones que impide a las compañías petrolíferas hacer exploraciones en su región.

Te puede interesar

Escribe un comentario