Los espacios naturales más ricos del mundo están afectados por el ser humano

ser-humano-poblacion

El ser humano ha experimentado un crecimiento exponencial desde la revolución industrial. La huella ecológica cada vez mayor y consumimos los recursos naturales que nos corresponden en un año mucho antes, por lo que, para satisfacer las necesidades de los humanos, no nos basta con sólo un planeta tierra, si no que necesitamos más superficie.

Los espacios naturales protegidos de alrededor de todo el mundo se ven afectados por la aparición del ser humano en los alrededores y por las distintas actividades permitidas en ellos. Fuentes académicas en Australia afirman que el 97% de los espacios naturales protegidos más ricos del planeta están siendo gravemente alterados por la presencia del ser humano.

Somos la especie más consumidora y transformadora de nuestro entorno, a tal punto, que los espacios vírgenes del planeta son ya muy escasos. Se ha realizado un estudio en la Universidad James Cook comparando datos del año 1993 a los datos obtenidos en 2009 sobre la presencia del ser humano en los distintos espacios naturales protegidos de todo el mundo.

El resultado del estudio es un mapa ecológico que marca la afección del ser humano en la naturaleza y se puede concluir que la presión que ejerce la humanidad sobre la naturaleza está casi generalizada en todos los rincones del planeta.

Bill Laurance, uno de los autores del trabajo indicó:

“Las partes del planeta con una mayor riqueza de especies, incluidos sobre todo los bosques tropicales, son las que han sido más golpeadas. Los humanos son los consumidores más voraces que la Tierra ha visto jamás. Con el uso de la tierra, caza y otras actividades de explotación el impacto alcanza tres cuartas partes de la superficie terrestre”

Sin embargo, hay que añadir un aspecto positivo y es que analizando los datos obtenidos, se puede apreciar que las zonas afectadas aumentaron en sólo un 9% mientras que la población lo hizo en un 25% y la economía en un 150%.

Te puede interesar

Escribe un comentario