Los elefantes de Mozambique diezmados por la caza furtiva

Marfil

Tras contar por aire los elefantes de Mozambique, la organización WWF da la señal de alarma. La ONG especializada en la protección de la fauna salvaje llama la atención sobre la población diezmada por centenares por culpa de la caza furtiva.

De 480 a 900 elefantes fueron abatidos en el norte de Mozambique entre 2011 y 2013. Este país está bajo sospecha por su pésimo balance en cuestión de protección de los animales. En el parque nacional de Quirimbas, casi la mitad de los elefantes observados desde el aire a finales de 2013 eran esqueletos. Una acción internacional urgente es necesaria. Así lo dice WWF en un comunicado.

Según la administración del parque, 80% de los elefantes abatidos en Quirimbas son jóvenes, menos prudentes que los adultos. “El mercado del marfil explota. Todo el mundo quiere tener”, ha explicado el administrador Chande Baldeu. El marfil se vende a 50 dólares el kilo a los intermediarios, es decir 500 dólares por colmillo, y esto representa tanto dinero que “la gente intenta cazar elefantes”.

Las poblaciones locales ayudan a los cazadores furtivos indicándoles la localización de los elefantes. Según WWF, “Mozambique es uno de los lugares de mayor masacre de elefantes y de tráfico de marfil en África, además de ser una sustanciosa plataforma para la exportación de cuernos de rinoceronte hacia mercados asiáticos”.

Te puede interesar

Escribe un comentario