Los destrozos de la presa Balbina en Amazonia

Presa Balbina

Pensadas como fuente de energía renovable, las presas hidroeléctricas pueden considerablemente degradar la fauna y la flora local. El caso de la presa Balbina, en Brasil, ha sido analizado en un estudio científico.

Un estudio sobre una de las grandes presas hidroeléctricas del mundo en superficie inundada, la presa Balbina, en Brasil, revela una pérdida de mamíferos, de pájaros y tortugas sobre la gran mayoría de las islas formadas por la inmensa retención de agua. Construidas para proporcionar de forma ecológica electricidad a los países que las albergan, ciertas grandes presas son reconocidas por aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero, dice el estudio aparecido en la revista Plos One.

Sin embargo, pocos análisis se centran en el impacto de estas construcciones sobre la biodiversidad forestal. “Empezamos a comprender la amplitud extraordinaria de las extinciones en las zonas forestales y que quedan por encima del agua, como los islotes de hábitats”, explica Carlos Peres, investigador de la Universidad de East Anglia, en Inglaterra, y coautor del informe.

Su equipo se ha concentrado en el ejemplo de Balbina, al norte de Manaus. Terminada a finales de los años 80, la infraestructura brasileña ha sumergido más de 312 000 hectáreas de bosque tropical primario y ha generado un archipiélago artificial de 3 546 islas. Durante dos años, los investigadores han estudiado la biodiversidad de vertebrados terrestres y arborícolas de treinta y siete islas independientes y de 3 zonas forestales vecinas y contiguas. Las imágenes de los satélites de alta resolución han permitido ver la degradación vegetal de las islas.

Te puede interesar

Escribe un comentario