Los corales más protegidos de la Gran barrera de coral están ahora muertos

Corales blanquecinos

Los arrecifes que se encuentran en los más de 360 kilómetros de la costa australiana, que dan casa a resorts de buceo y otro tipo de instalaciones, contaban con los corales menos dañados en uno de los parques marinos más emblemáticos del mundo.

Pero esto ha sido hasta ahora, ya que se ha encontrado que los corales más protegidos están a punto de morir y desaparecer. Una noticia que sigue a esas que hemos conocido sobre el blanqueo en el color de los corales en muchas partes del planeta.

John Pandolfi, profesor de la Universidad de Queensland, que ha contribuido a la protección de los corales dice: “los arrecifes que están en mejor estado deberían de encarar de mejor forma el cambio climático. Pero, en este caso, hemos encontrando altos niveles de mortalidad en los corales“.

Los corales muertos siguieron a ese intenso blanqueo en el color, causado por el calentamiento global e influenciado por los caprichos del tiempo. Las aguas cálidas han causado a los corales de todo el mundo expulsar las algas que suministraban el color y el alimento. Esos que no pueden enfriarse y encontrar nuevas algas rápidamente mueren.

Los cuerpos del coral blanquecinos del norte de Queensland pronto estarán cubiertos con una gran cantidad de algas y los esqueletos empezarán a desmoronarse. Llevará décadas que puedan recuperarse por si solos y si esto si en algún momento son capaces. Y es que las temperaturas siguen creciendo en todo el mundo. La cantidad de calor atrapado por la polución emitida cada año desde la quema de combustible y la deforestación se ha equilibrado en anteriores años, mientras que la cantidad de polución en la atmósfera sigue apilándose.

El blanqueo de los corales, tal como hemos contado en alguna ocasión, se origina por las aguas cálidas y el fenómeno mundial es ahora el peor desde que se tienen registro desde 1990.

Pandolfi declara que las cosas no van a mejor y el arrecife seguirá degradándose. En términos generales, el 35 por ciento de los corales en las secciones central y del norte de la Gran barrera de coral están muertos o a punto de morir. Estos muertos pueden ser reconocidos por las algas que crecen de forma muy rápida en ellos.

Lo que perturba a los científicos es que, aunque se protejan los corales, los índices de mortalidad son muy altos para una zona que se supone no tendría que sufrirlos.

Te puede interesar

Escribe un comentario