Los arrecifes artificiales, el final de la inmersión de los neumáticos en el mar

Neumaticos

En la década de 1960, millones de neumáticos se vertieron cerca de la costa y por una buena causa: la creación de arrecifes artificiales. Pero la idea no era bueno porque a los animales marinos no les gustan los hidrocarburos que impregnan los neumáticos.

Algunos de los 25.000 neumáticos inmersos en el Mediterráneo entre Cannes y Antibes, en la década de 1980 está siendo retirados por iniciativa de la Agencia de Áreas Marinas Protegidas. La operación piloto, que abarca unos 2.500 neumáticos y que se ejecuta en un espacio llamado Natura 2000, será evaluada antes de una posible retirada de todos los neumáticos, en 2016, para “restaurar el medio ambiente marino”, de acuerdo con la agencia con sede en Brest.

Los neumáticos fueron sumergidos en este sitio, el más grande de Francia, para desarrollar la producción pesquera y apoyar la pesca comercial a pequeña escala al recrear un hábitat artificial en esta zona. Se pensaba que los neumáticos eran “no contaminantes” y hasta “totalmente inertes”, dice la agencia de Brest.

El arrecife, al igual que otros en el mundo a base de neumáticos unidos entre sí, no soporta las olas y las corrientes, y los neumáticos se han dispersado, deteriorando los ecosistemas y el paisaje de debajo del agua. Estos arrecifes “tienen una colonización significativamente menor que los arrecifes de hormigón (40% menos),” asegura la agencia.

Te puede interesar

Escribe un comentario