Los aerosoles, esas partículas que favorecen el efecto invernadero

aerosol

Los aerosoles son pequeñas partículas presentes en la atmósfera. Son responsables de la formación de nubes y, al mismo tiempo, contribuyen al efecto invernadero y al calentamiento climático.

Los aerosoles están naturalmente presentes en la atmósfera. Pueden proceder de incendios de bosques o de erupciones volcánicas, por ejemplo, pero también de la combustión de carburantes fósiles. Que sean de origen humano o natural, estas finas partículas son, entre otras, capaces de favorecer el efecto de los agujeros en la capa de ozono.

Juegan un papel en la formación de las nubes, modificando su composición o su naturaleza y participan así del efecto invernadero, tanto o más como el CO. Calipso, un satélite del Cnes, las observa desde hace 9 años con la esperanza de comprender precisamente su impacto. Este equipo es capaz de medir con precisión las características de las diferentes capas de la atmósfera.

El Cnes es un establecimiento público encargado de ofrecer y conducir la política espacial de Francia en el seno de Europa. Creado en 1961, el Cnes inventa los sistemas satélites y los lanzadores del mañana que responden a las necesidades de la sociedad. El Cnes juega un papel clave en la escena espacial nacional, europea e internacional siendo una fuerza de impulso, de innovación en beneficio del empleo, y un centro de especialización técnica. Con relación permanente con los poderes públicos y las comunidades científicas e industriales, elabora y realiza programas espaciales innovadores.

Te puede interesar

Escribe un comentario