Los 15 mayores buques portacontenedores emiten más polución que 750 millones de coches juntos

Buque portacontenedores

Esas inmensas siluetas que desdibujan la línea del horizonte cuando uno se encuentra mirando el mar desde una playa cercana a un puerto de gran magnitud, llevan consigo una gran emisión de CO2 que no es visible a los ojos tal como si lo son sus grandes dimensiones.

Un único y enorme buque portacontenedores es capaz de emitir la misma polución que 50 millones de coches. Para hacerse una perspectiva mejor, los 760 millones de coches que están ahora mismo circulando por las carreteras del planeta, emiten la misma polución que los 15 mayores barcos de contenedores a máxima carga.

En estos momentos existen 6.000 buque portacontenedores operando globalmente y 85.000 barcos de carga. Y mientras que se podría pensar que existen regulaciones en alta mar, para nada. Países como Estados Unidos y Canadá han intentado mitigar los efectos de las emisiones de estos barcos con restricciones en costa, pero que se evaden cuando pasan a alta mar, normalmente a 200 kilómetros.

Buque portacontenedores

El hecho es que este tipo de buques portacontenedores funcionan las 24 horas al día durante semanas, pero no explica la increíble cantidad de sulfuro y CO2 que emiten. Para entender el desafío medioambiental de este tipo de buques, hay que saber que todos los combustibles no son igualmente nocivos.

El “bunker fuel” o “combustible de caldera” es esencialmente el menor grado de combustible líquido en uso. Contiene 2.000 veces el sulfuro que tiene el diésel de los automóviles y es el que combustible que queda cuando se extrae todos esos tipos desde el petróleo crudo.

Es extremadamente nocivo para la vida marina y muy difícil de limpiar, aunque hay compañías que buscan las formas de ayudar en ello. Organizaciones medioambientales de todas partes del mundo han clamado por la prohibición de este tipo de combustible, pero de momento sigue en uso.

Esto también choca con los intereses en ese comercio internacional que se sirve de que esos dispositivos móviles manufacturados en Asia lleguen a Estados Unidos y Europa, por lo que queda que se investiguen otras alternativas a este tipo de combustible.

Te puede interesar

Escribe un comentario