Ley de residuos y suelos contaminados deja inconformes a organizaciones ecologistas

El pasado 14 de julio fue aprobada en el pleno del Congreso de los diputados la polémica Ley de residuos y suelos contaminados. A pesar de haber pasado por la Comisión de Medio Ambiente, la Ley tiene aún algunos vacíos que dejaron descontentas a las organizaciones ecologistas

Aunque estas instituciones reconocen que la normativa aporta puntos positivos consideran que es limitada la mejora que ofrece en el ámbito ambiental en cuanto a los objetivos de residuos cero y sostenibilidad, o sobre el aumento en el volumen de desperdicios.

Según Greenpeace algunos de los elementos positivos que se han integrado a dicha Ley son: objetivo de disminuir la producción de residuos en 10 por ciento para el 2020, sistemas de depósito, devolución y retorno como mecanismo reciclaje de envases, alternativa del canon a la incineración y vertido y la certificación forestal de envases y etiquetas.

Otras áreas de interés en las cuales entidades vinculadas a la corriente ecologista habían insistido, quedaron fuera de la consideración de la nueva norma como son: recolección de residuos orgánicos, desaparición de la bolsa plástica desechable gratuita, eliminación de la incineración como alternativa de gestión de residuos.

Según fuentes interesadas en la preservación del medio ambiente con esta normativa no contempla aspectos importantes en cuanto a la gestión de residuos como el aprovechamiento de materiales presentes en los mismos, no hay un cuidado específico que se refiera a la protección del medio ambiente mediante la contaminación que supone la incineración y los vertederos, tampoco promueve la generación de puestos de trabajo a pesar del 21 por ciento de tasa de desempleo que tiene España actualmente.

Es oportuno mencionar que el país mantiene un compromiso con la UE en cuanto al ascenso del porcentaje de reciclaje de envases que aún está por debajo de las metas fijadas.

Te puede interesar


Escribe un comentario