Legislación y energías renovables

Es de gran importancia contar con un marco legal serio que regule y fomente las actividades dentro de una sociedad moderna. Las regulaciones deben ser adecuadas y equilibradas entre el control estatal y  libertad de acción privada.

En la industria de energías renovables las normativas a nivel mundial están muy desparejas hay países y regiones con una fuerte legislación que fomentan el uso y regulan correctamente esta actividad y otras que no tienen casi nada de normas, son contradictorias o poco claras.

Un débil o inexistente marco regulatorio en el área de las energías renovables desalienta la inversión nacional o internacional dentro de esta actividad, ya que genera incertidumbre porque las reglas no son claras provocando un atraso en el desarrollo del sector.

Los estados deben  establecer normativas que se adapten a la realidad actual pero también tenga en cuenta los futuros escenarios, la evolución de la tecnología y del mercado mundial de energía.

Una adecuada legislación tanto a nivel local como nacional es la base para comenzar a cumplir con las metas en materia energética, que tiene un país o una ciudad y es el instrumento que tienen los estados para fomentar la inversión y desarrollo de las diferentes fuentes de energías renovables.

Los subsidios y ayudas económicas no son las únicas medidas que se puede implementar desde la normativa legal aunque son muy eficaces en cuestiones energéticas.

La legislación debe ser consensuada para que beneficie a los usuarios así como a las empresas.

Es un grave error que se esta viendo en varios países el modificar de un año al otro las disposiciones y acuerdos ya establecidos con el sector de las energías renovables.

Ya que produce problemas de todo tipo como el retiro del mercado de empresas o la paralización de proyectos debido a la incertidumbre a corto y mediano plazo sobre lo que ocurrirá con ese sector.

Una fuerte industria de las energías renovables no solo permitirá a un país tener mas energías limpia,  sino aumentar las fuentes de trabajo y reducir la contaminación, una ecuación perfecta pero que requiere de un marco legal solido y serio para lograrlo.

Te puede interesar

Un comentario

Escribe un comentario