Las ventajas e inconvenientes de la hidroelectricidad

Hidroelectricidad

La hidroelectricidad es la única energía renovable y modulable que presenta muchas ventajas. Se trata de una fuente de energía renovable. Permite un almacenamiento de la energía y modular la producción eléctrica, aportando una contribución apreciable a la estabilidad del sistema eléctrico.

Al no almacenarse la electricidad, el equilibrio de un sistema eléctrico sólo puede realizarse añadiendo permanentemente la producción al consumo, siendo capaz de modular prácticamente de forma instantánea la potencia producida e inyectada en la red. La posibilidad de poder modular rápidamente la producción de electricidad reviste una importancia particular. Esta fuente de energía no emite directamente gases de efecto invernadero, ni otros gases contaminantes.

La hidroelectricidad, cuando va asociada a un depósito, es la única energía renovable modulable, con la posibilidad de hacer subir rápidamente la potencia eléctrica producida. Juega por lo tanto un papel crucial en la seguridad y el equilibrio de un sistema eléctrico, ya que permite, un arranque rápido y una subida hasta plena potencia en pocos minutos.

Además de la producción de energía, la explotación de las reservas de las centrales hidroeléctricas suele estar relacionada con múltiples usos, como la alimentación en agua potable, el riego, el dominio de las crecidas y sequías, y la navegación.

Las consecuencias negativas de la hidroelectricidad sobre el medio ambiente

Creando cascadas de agua artificial durante la construcción de una o de varias obras, la línea de agua y la pendiente natural del curso de agua se ven modificadas. Las aguas corrientes se transforman entonces en una sucesión de retenciones de agua estancada, y las consecuencias sobre el ecosistema y el medio ambiente no son anodinas:

  • Ralentización y uniformización de la cascada,
  • modificación de la temperatura,
  • aumento de la eutrofización,
  • modificación de los aportes sedimentarios y de las arenas indispensables para la fabricación de los lechos y de la vida acuática,
  • reducción de la cantidad de agua debido a la evaporación mayor de las aguas estancadas en periodo estival,
  • flujo reducido en caso de derivación de las aguas,
  • reducción de la capacidad autodepuradora del curso de agua,
  • freno importante a la migración de especies que terminan por desaparecer.

Cuando estas obras van asociadas a una toma de agua o a una derivación que alimenta un molino, por ejemplo, contribuyen a la uniformización del curso de agua a un bajo nivel en gran parte del año, y reducen la frecuencia de las variaciones de los flujos relacionados, en particular con pequeñas crecidas.

Te puede interesar

Escribe un comentario