Las restricciones de circulación del Coliseo de Roma cuestionadas

 Coliseo

Hay que salvar el Coliseo. Este es uno de los objetivos declarados por el nuevo alcalde de Roma Ignazio Marino, elegido en el pasado mes de junio, y una de las primeras decisiones tomadas ha sido la de restringir la circulación alrededor del Coliseo de la capital de Roma, que hoy en día se han convertido en “rotonda” para los conductores.

Esto ha provocado una fuerte contestación ciudadana en los barrios cercanos al Coliseo que temen que se agrave de manera dramática el caos circulatorio de la ciudad y en sus calles.

Desde el pasado 3 de agosto, en efecto los coches particulares, vehículos de peso, y motos no pueden circular por la Via dei Fori Imperiali, que une la Plaza de Venecia con el célebre anfiteatro romano.

Únicamente los autobuses urbanos y turísticos, los taxis, coches de alquiler con conductor, ambulancias y vehículos de la policía y bomberos pueden seguir circulando por las afueras del Coliseo, pero a una velocidad máxima de 30 km/h.

Todavía estamos lejos de una transformación total de la avenida en zona peatonal, tal y como se prometió: “Era una calle, será el paseo de los romanos“.

 Más información – Las partículas de los motores Diesel son cancerígenas

Te puede interesar

Escribe un comentario