Las razones de por qué el océano pierde su azote

 Océano

En la mayor zona oceánica donde la tasa de oxígeno es tan débil que no se puede medir, el azote se escapa hacia la atmósfera. Situada en el Pacífico Sur, esta región contribuye en gran parte a la pérdida del azote de la masa oceánica mundial. En un estudio publicado en Nature, unos científicos concretan los principales mecanismos que están en juego.

La perturbación humana del ciclo del azote es particularmente importante. Los flujos antrópicos, relacionados con la industria y los abonos químicos, son tan importantes como los flujos naturales. Las actividades industriales emiten 90 millones de toneladas de óxido de azote (Nox) y de amoníaco (NH3) por año al atmósfera. Los abonos químicos difunden 80 millones de toneladas de compuestos de azote en la tierra por año.

Comprender el ciclo del azote es un factor clave para prever la respuesta del océano en el cambio climático, puesto que se trata de uno de los nutrientes que limitan la vida en los océanos. Los intercambios de azote están dominados por unas transformaciones microbianas, la biomasa no pudiendo asimilarla más que en forma de minerales (NO3- y NH4+).

En el océano existen zonas con un mínimo de oxígeno (OMZ) donde los microbios son capaces de utilizar diversas fuentes de azote disuelto. Producen gas con efecto invernadero tales como el óxido nítrico, o protóxido de azote (N2O), 300 veces más potente que el CO2, que luego es liberado en la atmósfera.

Más información – La cal reduce el CO2 y la acidez de los océanos

Te puede interesar

Escribe un comentario