Las pantallas del futuro serán biodegradables

Television

La electrónica se basa fundamentalmente en las propiedades semiconductoras del silicio. Pero actualmente, este material, muy estable, podría convertirse en un estorbo. Para reemplazarlo, los investigadores trabajan en una electrónica biodegradable a base de materiales orgánicos, y de hecho, tras los resultados obtenidos por unos físicos americanos en la integración de péptidos en pleno corazón de las pantallas.

Según la Universidad de Naciones Unidas, el peso de los residuos electrónicos y eléctricos no deja de alcanzar y batir récords. En 2014, cerca de 42.000.000 de toneladas de residuos electrónicos se encontraron en las basuras. El umbral de los 50.000.000 de toneladas podría franquearse en 2018. Los americanos por sí solos tiran más de 150.000.000 de teléfonos móviles al año. El problema es que estos residuos contienen, entre otros, productos contaminantes y metales pesados que pueden tener efectos negativos, tanto sobre el medioambiente como sobre la salud. Para reducir el volumen de estos residuos, unos investigadores de la Universidad de Missouri, ofrecen la posibilidad de desarrollar pantallas a base de componentes orgánicos para hacer que la electrónica sea biodegradable.

Se trata de una idea que habría sido desarrollada por muchos otros equipos de investigación, un poco por todo el mundo. Una nueva generación de componentes electrónicos, capaces de autodegradarse relativamente rápido, podría estar a punto de aparecer en el mercado. De esta forma, hace pocos meses, unos ingenieros americanos concibieron unos chips electrónicos biodegradables a base de celulosa. Otros han desarrollado un chip biocompatible que puede reemplazar el cobre y la plata, habitualmente empleados en los circuitos electrónicos, por magnesio, igualmente conductor, mejor aceptado por los organismos vivos y reactivo al agua. El silicio también se ha utilizado en forma de membrana muy fina, susceptible de disolverse rápidamente, conservando sus propiedades semiconductoras.

Los físicos de la Universidad de Missouri anuncian haber puesto a punto la última capa activa biodegradable. Esta nueva generación de materiales híbridos, desarrollada a partir de estructuras orgánicas, podría ser utilizada para la concepción de pantallas y de aparatos portátiles del futuro.

Las estructuras orgánicas de las que son cuestión aquí son los péptidos, es decir cortas cadenas de aminoácidos. Los investigadores de la Universidad de Missouri han descubierto igualmente que el uso de nanoestructuras peptídicas permitiría reducir la cantidad de polímeros. Es decir que desde hoy se podría alcanzar una biodegradabilidad del 85%.

Te puede interesar

Escribe un comentario