Las ostras reaccionan mal a las microplásticos que invaden los océanos

Ostras

Los microplásticos podrían pronto amenazar a las ostras y a otros moluscos marinos, según un estudio publicado el pasado 2 de febrero de 2016 en la revista americana PNAS.

Los microplásticos representan menos de 5 milímetros de diámetro, el 80% de ellos procede de residuos plásticos terrestres que han migrado hacia los océanos, gracias al viento y a la red hidrográfica. Proceden de la fragmentación de residuos más grandes, bajo el efecto de la radiación solar y de la abrasión de las olas, un proceso que continúa después en el mar y que con el tiempo los hace invisibles a simple vista, aunque estén presentes.

Los microplásticos también proceden de emisiones industriales del sector cosmético y textil que los utilizan en gran cantidad. Un reciente estudio estima que son miles de millones de partículas las que flotan en los océanos del planeta. Actualmente, entre 4 y 12 millones de toneladas de plástico se vierten cada año en el océano y las perspectivas son oscuras.

La reproducción de las ostras amenazada por los residuos de los microplásticos

El hombre saca una sustancial partida de sus recursos de los océanos sobreexplotados. Con la invasión de microplásticos, las ostras y otros moluscos se ven amenazados.

Durante dos meses, en recipientes experimentales, se ha expuesto a las ostras a micropartículas de poliestireno. Se han utilizado microplásticos del mismo tamaño que el plancton del que se nutren las ostras habitualmente. Tras dos meses de exposición a esta contaminación, las ostras producían menos óvulos y estos eran de mucho menor tamaño.

Igualmente, sus espermatozoides eran menos móviles comparados con los de las ostras colocadas en recipientes sin microplásticos.

La fecundidad se está reduciendo con consecuencias sobre la generación siguiente. La tasa de fecundación con relación a las ostras no expuestas era inferior en un 41%. Las larvas producidas acusaban un retraso del crecimiento de aproximadamente un 20%. Esto significa que las ostras podrían ser menor en número y de menor calidad a nivel de la salud, sin hablar del hecho de que contienen probablemente microplásticos que harían que fueran menos apetitosas.

Te puede interesar

Escribe un comentario