Las ostras afectadas por la acidez de los océanos

 Ostras

Desde hace algunos años, la recogida de ostras en el Pacífico Norte es lamentable. Cada vez son menos las larvas que consiguen llegar a adultas. Esto se explica por la fuerte acidificación del océano que perturba las primeras 48 horas de su desarrollo, esenciales para el correcto desarrollo de la ostra.

Francia es el primer productor europeo de ostras. Produce 130.000 toneladas al año, lo que representa un 90% del mercado europeo. El océano absorbe 45% de las emisiones antrópicas de CO2. Una parte del gas carbónico penetra en los fondos marinos por la acción de la circulación termohalina. En superficie, el océano realiza el intercambio con el atmósfera.

El CO2 atmosférico se absorbe y se transforma en forma de tres ácidos: bicarbonato, carbonato y gas carbónico disuelto. Cuanto más gas carbónico absorbe el océano, más se acidifica, y tanto es así que desde el inicio de la era industrial, la acidez media ha subido en un 30%.

La acidificación de los océanos no es, en todo caso, homogénea. Va de suyo que una región costera, donde el tráfico marítimo es denso, corre el riesgo de ser más ácido que una zona en mitad del océano. Por esta razón, es difícil evaluar la respuesta de las especies animales al cambio de medio.

Muchos estudios se están realizando, pero normalmente en laboratorio. El año pasado, un estudio mostraba en todo caso que en el Océano Austral, el caparazón de algunos animales se fragilizaba. Una nueva investigación demuestra ahora que las ostras también están afectadas.

 Más información – Las consecuencias de las lluvias ácidas

Te puede interesar

Escribe un comentario