Las OGM rechazadas por la mayoría de los países europeos

OGM

Tras años de bloqueo y de maniobras entre pasillos, los países anti y pro OGM desvelan sus astucias en Europa. Dieciséis Estados de la Unión han pedido, en estas últimas semanas, la prohibición de cultivar organismos genéticamente modificados, OGM, en su territorio. Francia, Alemania, Bulgaria, Chipre, Letonia, Grecia, Croacia, Austria, Hungría, Polonia, Países Bajos, Lituania, Italia y Dinamarca ya han formulado esta petición ante la Comisión Europea, así como el Reino Unido el nombre de Escocia, el país de Gales e Irlanda del Norte, Bélgica para el territorio valón. Eslovenia también podría seguir el mismo paso antes del sábado 3 de octubre, fecha límite fijada por la nueva directiva europea sobre este tema, que entró en vigor en el mes de abril.

El nuevo texto, que pretendía salir del impasse en el que se encontraba Europa con relación a este dossier incómodo, deja la elección a los Estados miembros para autorizar o prohibir el cultivo de OGM en su territorio, y esto en apoyo del procedimiento de autorización llevado a cabo por la Comisión Europea y la autoridad europea de seguridad de los alimentos.

Hasta ahora, los estados anti OGM, no podían prohibir los cultivos transgénicos sobre su territorio más que con una autorización a escala europea, asumiendo cláusula de salvaguarda o medidas de urgencia por motivos medioambientales o sanitarios. Un procedimiento muy frágil jurídicamente, por ejemplo Francia ha sido afectada en tres ocasiones por las moratorias.

Con la nueva directiva, los estados que deseen rechazar las OGM deben hacer la demanda ante los productores de semillas, bajo el auspicio de la Comisión, con el fin de ser retiradas del perímetro de cultivo. Esto es lo que Francia realizó el pasado 17 de septiembre, llevando al derecho francés la directiva europea. De esta forma París pidió que se excluyera de su territorio 9 informes de OGM a la espera de una autorización a nivel europeo.

Te puede interesar

Escribe un comentario