Las medidas que se deben tomar en la COP 21 para no superar los 2º C

Artico

Para limitar el aumento del termómetro, la ecuación es muy simple, hay que limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Si el agua representa más de dos tercios del efecto invernadero natural, el aumento de concentraciones de gas a efecto invernadero desde la revolución industrial del siglo XIX está inducida por las emisiones de otros gases de efecto invernadero provocadas por la actividad humana.

Pero es el dióxido de carbono la causa principal. Su acumulación contribuye en dos tercios del aumento del efecto invernadero inducido por las actividades humanas. De ahí el hecho de que los expertos se expresen siempre en gigatoneladas de equivalente de dióxido de carbono al año. La duración de vida del CO2 en la atmósfera es del orden de un siglo, aparte de que se capta en menor medida por los océanos a medida que su temperatura aumenta, y por los bosques, a medida que su tamaño se reduce.

La cuestión está en saber cómo descarbonizar la economía mundial. Plantar nuevos árboles no será suficiente. Habrá que dejar de lado las energías fósiles, reducir los consumos de energía y aumentar la parte de energía renovables en cada país. Esta perspectiva es muy costosa, pero algo menos que lo era anteriormente. El coste de la energía solar se ha reducido en un 80% desde 2008. Los países en vías de desarrollo piden a los países desarrollados que les ayuden financieramente a cumplir con este cambio, sin perjudicar su crecimiento. Un tema muy espinoso para las negociaciones de París en el marco de la COP 21.

Incluso limitando el aumento aC, algunas consecuencias del cambio climático son inevitables. La subida del nivel de los mares, concretamente. Ciudades como Tokio, Nueva York o Shanghai verán una parte de su territorio pasar por debajo de las aguas, sin hablar de los pequeños Estados insulares como las Maldivas o las Islas Marshall, o las cuencas fluviales de Bangladesh, Vietnam o Egipto. Ciertos países expuestos reclaman de hecho que el objetivo sea revisado a la baja, o al menos, que se mencione el límite de 1,5º C como una opción en el futuro acuerdo de París.

Incluso si el umbral de los 2º C no se supera, la pregunta está en saber cuánto tiempo las temperaturas se mantendrán. Esta duración también podría representar un riesgo, porque si se mantiene este nivel durante mucho tiempo, el casquete glaciar podría fundirse. En este caso ya no hablamos de un metro o dos lo que los océanos subirían, sino de siete, transformando todavía mucho más el mecanismo de absorción de CO2, modificando los ecosistemas marinos y reforzando todavía más el efecto invernadero. Se trata pues de un círculo vicioso del que la tierra todavía no está totalmente protegida.

Te puede interesar

Escribe un comentario