Las hojas de los árboles, unos filtros que capturan el 50% de la contaminación

Arbol

Puesto que no tenemos más necesidad que respirar, la calidad del aire importa mucho. La OMS estudia por igual la forma de reducir la contaminación como la manera en que se puede tratar la ya existente.

La contaminación mata a más gente que el sida y la malaria juntos. Además ocupa un buen sitio entre los factores que provocan cáncer, y particularmente es bastante densa en ciertos lugares del mundo. En otras palabras, la contaminación es un mal.

Mientras todos los países del mundo no se decidan a combatirla una vez por todas, habrá que encontrar sistemas para limitar sus niveles para no terminar paseando con una botella de oxígeno de bajo del brazo.

En la universidad de Lancaster, en el Reino Unido, un estudio se ha centrado en la cuestión de los filtros. No es un secreto: los árboles son unos buenos filtros y permiten realizar la fotosíntesis. Es bastante delicado medir hasta qué punto lo son. De ahí los nuevos estudios que se están realizando.

Para este nuevo estudio, los científicos de la universidad de Lancaster han medido la cantidad de aire contaminado alrededor de ciertas casas de la ciudad, utilizando la persistencia magnética. De la misma forma, han estudiado el aire alrededor de 30 jóvenes abedules situados delante de cuatro casas, y esto durante 13 días.

Las casas con árboles tenían una tasa de partículas metálicas de 52 a 65% más débiles que las otras. De manera general, se puede concluir que la presencia de árboles reduce en un 50% las PM1, PM2.5 y PM10.

Las hojas de los árboles fueron estudiadas de cerca. La superficie de las hojas, como con pelos, retenían las partículas metálicas. Nada nuevo con relación a la acción positiva de los árboles, pero una prueba más suplementaria nos hace valorar la función de estas plantas en nuestra vida.

Te puede interesar

Escribe un comentario