Las especies amenazadas, los riesgos que se deben evitar

Puma

Las presiones sobre el medio ambiente tienen tendencia a ir sumándose. De esta forma, no es raro que unas especies o una planta se vean confrontadas a la destrucción de su hábitat y que sufran simultáneamente la invasión de una especie extranjera. Por esta razón investigadores han modernizado en el territorio de los Estados Unidos el impacto, no de una amenaza tomada de forma individual como suele ser el caso, sino de cuatro principales amenazas que afectan a las especies endémicas del país.

Evaluar los riesgos de extinción de una especie no tiene sentido salvo que se asuman todas las amenazas que pesan sobre ella, relacionadas con el calentamiento climático, pero también con las especies invasivas, la destrucción del hábitat, y la subida del nivel del mar. Si se estudia la repartición geográfica de las amenazas, sólo tiene un interés si existen en las regiones afectadas, especies sensibles a estas amenazas.

El equipo de investigadores ha decidido por primera vez realizar una cartografía que registra las grandes amenazas que planean sobre la biodiversidad de los Estados Unidos, y más concretamente sobre las 196 especies endémicas del país. ¿Por qué los Estados Unidos? Porque se trata de un territorio ni demasiado grande, ni demasiado pequeño, en el que los científicos ya habían recogido muchas informaciones. Se trata por lo tanto de una primera modelización de los riesgos acumulados de los cambios globales sobre la biodiversidad futura a gran escala.

La primera misión de los científicos consistió en agrupar y comprobar los diversos datos que iban a alimentar sus modelos. Estos se centraban en las 4 principales amenazas que pesan sobre la biodiversidad, a saber el calentamiento climático, el aumento del nivel del mar, las invasiones biológicas, y la pérdida de hábitat. Los investigadores han podido establecer un mapa de amenazas presentes y futuras, y luego un mapa de especies afectadas por estas amenazas.

Las especies no son todas sensibles a las mismas presiones de las que se han estudiado cada grupo de vertebrados terrestres, las que les concernían, y cruzaron los datos con el mapa de amenazas futuras. Finalmente, la mitad Este de los Estados Unidos es la zona que presenta la mayor convergencia entre las amenazas y las especies en peligro entre 2050 y 2080. Este estudio ofrece también una visión clara y pertinente de regiones donde las especies son más vulnerables frente al cambio global que se anuncia, y donde es urgente establecer programas de seguimiento y conservación.

Te puede interesar

Escribe un comentario