Las erosión de los suelos agrícolas, un problema planetario

Erosión

Erosión, una palabra curiosa… Muchas cosas del mundo que nos rodea pueden ser erosionadas… Hablamos así de erosión de materiales por frotación o agentes meteóricos, y más recientemente, de erosión de la biodiversidad en los últimos paraísos ecológicos de nuestro planeta. Concretamente nos fijamos en la erosión de los suelos agrícolas.

¿Por qué? Porque los suelos de nuestro planeta constituyen el sustrato en el seno del cual crecen los cultivos que están en la base de nuestro régimen alimenticio. Incluso si este fenómeno existe desde los comienzos de la agricultura, al parecer se ha acentuado a lo largo de los últimos decenios.

Si bien la erosión de los suelos agrícolas causa muchos problemas hoy en día, también conduce a la desaparición progresiva y al empobrecimiento de los suelos, que constituyen un recurso no renovable a escala de la vida humana.

La erosión de los suelos es importante en el campo, pero ¿en qué se convierten los sedimentos producidos? ¿Se quedan en las zonas agrícolas o al contrario se van para irse a zonas situadas fuera de la parte cultivable? Como podíamos sospecharnos, las dos respuestas son parcialmente correctas. Hay sedimentos que se quedan en el perímetro de las zonas cultivadas y otros que se dispersan y terminan en lagos, ríos o incluso el mar.

 Más información – Las consecuencias de las lluvias ácidas

Te puede interesar

Escribe un comentario