Las emisiones de CO2 están provocando que la Tierra se “hiperventile”

Tundra

Cada año, las plantas inhalan y exhalan dióxido de carbono de la atmósfera. Es un ciclo natural que ha sido así durante milenios sin que haya sido afectado su proceso normal.

Pero como tantos los humanos emitimos más dióxido de carbono (CO2) al quemar combustibles fósiles, este ritmo constante está siendo reemplazado por un ciclo más errático, así como las plantas intentar estar a la par con todo ese nuevo CO2 que se encuentra en la atmósfera. Una nueva investigación muestra que ese extra está cambiando los ciclos naturales de nuestro planeta.

Desde la Revolución Industrial, las actividades humanas han propiciado el aumento de CO2 en la atmósfera desde las 280 partes por millón a las 400 ppm desde la primera vez en los pasados 400.000 años. Este aumento ha sido medido de forma precisa, día a día y estación tras estación desde finales de 1950.

Los científicos han monitorizado el ciclo estacional donde las plantas toman el CO2 a finales de primavera y verano antes de devolverlo a la atmósfera antes de que llegue el otoño, que es cuando se acaba su ciclo de vida.

Curva Keeling

Este proceso ha estado siendo aumentado considerablemente gracias a una ilustración de la curva de Keeling en el que se ve la diferencia entre las medidas más altas tomadas en primavera y las más bajas obtenidas en otoño para indicar como cada año que pasa se acentúa hasta los 400 ppm.

Esta tendencia ha sido más extrema en las latitudes más al norte, donde la diferencia entre estaciones ahora es de un 25 por ciento mayor que cuando fueron tomados por primera vez estos datos.

Matthias Forkel, investigador en el Max Planck Institute, dice: “las mediciones de CO2 en la atmósfera enseñan qué la paciente “Tierra” está haciendo. La biosfera está hiperventilando“.

Una nueva investigación incluye mantiene que las plantas están colonizando nuevos hábitats mientras otras como los árboles en los bosques boreales podrían estar creciendo a un ritmo mayor. Esto las permite tomar más CO2 de la atmósfera (al igual que sucede con los icebergs), pero que conlleva una cascada de cambios que estarían conformando el panorama de la región. Al colonizar la tundra, esto podría causar que el planeta se calentase de una forma más rápida.

Te puede interesar

Escribe un comentario