Las dificultades para establecer el acuerdo de París sobre el clima

COP21

Como cada año, los delegados de 195 países miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre cambios climáticos están reunidos en Bonn, Alemania, desde el pasado lunes 16 de mayo para una sesión de negociaciones técnicas. Como cada año, el Centro de Convenciones de la ciudad va a dedicar diez días para escuchar las intervenciones solemnes en asamblea plenaria, y discusiones en salas anexas cerradas al público y a los medios.

Pero está sesión de 2016 no debería parecerse de ninguna forma a la anterior. En 2015 se trataba de preparar las negociaciones de base para la Conferencia de París, COP 21, y darse las posibilidades de concluir en diciembre un acuerdo universal que permitiese contener el calentamiento por debajo de los 2º C. Esta tarea particularmente ardua recorrió 4 sesiones de trabajo, una en Ginebra, y luego tres más en Bonn.

Esta vez se trata de establecer un marco de trabajo funcional tras el compromiso adoptado el pasado 12 de diciembre en París. Es necesario garantizar un equilibrio de todos los sujetos que deben ser tratados y hacer operativo el acuerdo de París.

Los compromisos nacionales tomados intentan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que se inscriben en una perspectiva de 3º C de calentamiento, mucho más del compromiso adquirido por la comunidad internacional en diciembre de 2015 en París. En la última síntesis de las contribuciones nacionales actualizadas el 2 de mayo, la Comisión recuerda que los 189 países que se han plegado al ejercicio, representan cerca del 96% de las emisiones mundiales. La Convención Marco precisó también que los planes de acción no son suficientes para mantener el objetivo de evitar el aumento de las temperaturas definido en el acuerdo de París.

Te puede interesar

Escribe un comentario