Las consecuencias de las lluvias ácidas

Lluvia ácida

Estas lluvias ácidas engendran concretamente una destrucción a gran escala de los bosques de coníferas. Según las observaciones, los árboles se marchitan, incluido el suelo y la flora del suelo que presenta mayor acidez. A nivel de los árboles, las hojas amarillean, adoptan una coloración anormal y finalmente terminan por perder sus hojas completamente.

Ciertos lagos situados en terrenos cristalinos han visto cómo su acidez aumentaba significativamente, hasta el punto de que ciertos lagos escandinavos podrían dejar de renovarse por culpa de las lluvias ácidas que sufrieron en el pasado. Finalmente, las lluvias ácidas atacan ciertos metales y provocan la erosión de los edificios.

Estas primeras observaciones han movilizado masivamente las asociaciones de protección del entorno y los científicos, incluso si las estaciones de control del pH de las precipitaciones son insuficientes y la metrología no estaba verdaderamente a punto.

De esta forma, las observaciones contradictorias y confusas han sido anotadas en función de si provenían de ecologistas o de los encargados de los bosques. Esta dificultad en la caracterización del impacto de las lluvias ácidas no han detenido las investigaciones y la toma de decisiones.

Más información – La calidad del agua

Te puede interesar


Escribe un comentario