Las células fotovoltaicas en pintura para pulverizar

Celulas fotovoltaicas

Actualmente, la producción de energía solar requiere normalmente instalaciones costosas y poco prácticas. ¿Y si una pintura pudiera cambiar los hechos? Detrás de este avance en el campo de la energía verde, se esconde una técnica que permite aplicar células fotovoltaicas a casi todo tipo de superficies.

Unos investigadores de la universidad de Sheffield, en el Reino Unido, han desarrollado unas células fotovoltaicas que podrían aplicarse como una pintura de aerosol. Por lo tanto, sería posible en teoría, transformar toda una gama de productos y de superficies en generadores de energía. La idea de los paneles solares flexibles no es nueva, pero tarda en concretarse.

Esta nueva pista aporta otra ventaja: el coste de fabricación es menor. Mientras que las células solares suelen estar compuestas de materiales cuya fabricación reclama mucha energía (concretamente con el silicio), el uso de la perovskita (un mineral abundante en la Tierra) necesitaría mucho menos.

Las células se aplicarían a través de un método que se parece al de la pintura de un coche o al de una imprenta gráfica: pulverizadores que repartirían varias capas. El gasto estaría mejor controlado. El concepto podría adaptarse fácilmente a una producción en serie y convertirse en algo más accesible.

Reemplazando la capa de absorción de la luz, esencial en toda célula fotovoltaica, por una de perovskita en forma de pintura pulverizada, los investigadores también han mejorado el rendimiento energético.


Escribe un comentario