Las células fotovoltaicas, corazón de los paneles solares

 Panel solar

Muchas células fotovoltaicas han visto la luz para explotar al máximo la luz del sol a través de los paneles solares. Con el fin de producir electricidad, silicio, tierras raras o plásticos han sido empleados, pero cada tecnología tiene sus ventajas e inconvenientes en este campo prometedor.

El sol proporciona cada año suficiente energía para responder más de 7.500 veces a las necesidades de la población mundial. Progresivamente, nuevas instalaciones solares se completan en Europa para sacar provecho de este recurso. La producción de electricidad está garantizada por estructuras a veces de un grosor no mayor a algunos micrómetros: las células fotovoltaicas, corazón de los paneles solares.

La sociedad actual quiere dar su oportunidad a las energías renovables, es decir cuya fuente no disminuye a escala de una vida humana. Dos ejemplos son el viento y la luz solar. Estos últimos años, la luz del sol se ha convertido en el centro de particulares e industriales, que dudan cada vez menos a la hora de instalar un panel solar sobre el tejado de sus casas.

La energía solar se explota por el hombre para producir electricidad con ayuda de células fotovoltaicas, corazón de los paneles solares, pero también está en el origen del ciclo del agua, de los vientos o de la fotosíntesis realizada por las plantas.

Más información – Células orgánicas para optimizar los paneles fotovoltaicos

Te puede interesar

Escribe un comentario