Las cabras y ovejas aceleran la desertización de Mongolia

 Mongolia

Año tras año, el desierto progresa en las estepas de Mongolia. Este fenómeno que amenaza la existencia de las poblaciones nómadas de pastores, está al mismo tiempo provocado por ellos mismos: la sobreexplotación de los pastos es la principal causa de la desaparición del mayor ecosistema de prados del mundo, según un estudio publicado en la revista Global Change Biolgy, el pasado jueves 5 de septiembre por unos investigadores de la Universidad de Oregón, en los Estados Unidos.

Mongolia, territorio semiárido con 1,6 millones de km2 (es decir tres veces la superficie de España), está constituido en un 79% por estepas, esencialmente prados. El equipo de científicos ha analizado la evolución de esta vegetación entre 2002 y 2012, gracias a un nuevo sistema de vigilancia por satélite.

Conclusión: 12% de la biomasa ha desaparecido en este período, y 40% en el sur del país, donde el desierto de Gobi invade cada vez más pastos, mientras que el 70% de los prados están considerados como degradados, bien porque el suelo se ha empobrecido, bien porque la arena invade las tierras donde la hierba crece.

El cambio climático juega evidentemente un papel importante en esta desertización. Los períodos de sequía cada vez más largos conducen a la reducción del cauce de los ríos y lagos, mientras que la erosión eólica priva a los suelos de un humus fértil.

Más información – El calentamiento climático

Te puede interesar

Escribe un comentario