Las autoridades locales japonesas reticentes frente a relanzar lo nuclear

nuclear

La puesta en marcha de 48 reactores japoneses detenidos en la catástrofe de Fukushima en marzo de 2011, promovida por el gobierno del primer ministro, principalmente por razones económicas.

El pasado 6 de enero, el gobernador del departamento del norte de Japón, reiteró su oposición para relanzar la central de Kashiwazaki Kariwa. Esta instalación pertenece a TEPCO, la Compañía de Electricidad de Tokio, igualmente responsable de Fukushima. La empresa, nacionalizada tras el drama de 2011, cuenta con relanzar la central para mejorar su situación financiera. 

TEPCO espera sacar 2,3 mil millones de euros de provecho económico durante el ejercicio en curso, pero teme nuevas dificultades si Kashiwazaki Kariwa no se vuelve a poner en marcha. La empresa, que no debería aumentar el precio de la electricidad, prevé nuevas reducciones de los costes.

Con ocasión de una reunión el 6 de enero con el director general de TEPCO, el gobernador del departamento del norte justificó su oposición reprochando a la compañía cierta pasividad en la investigación sobre las causas de la catástrofe de Fukushima.

Las medidas disciplinarias siguen siendo insuficientes, añadió este antiguo alto funcionario del Ministerio de Economía de Comercio e Industria, administración responsable de lo nuclear. En estas condiciones, es imposible comenzar a discutir sobre la seguridad de Kashiwazaki Kariwa.

Te puede interesar

Escribe un comentario