Lanzamiento del primer satélite de la NASA para medir el CO2 en la atmósfera

satelite_nasa

La agencia espacial americana debía lanzar el martes 1 de julio su primer satélite destinado a medir los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, el principal gas de efecto invernadero en el calentamiento de la atmósfera. El lanzamiento del satélite OCO-2 estaba previsto a las 11h 56, desde la base aérea de Vandenberg, en California, a bordo de un cohete Delta 2 de la sociedad United Launch Alliance, para ser colocado en una órbita casi polar a 705 kilómetros de altitud. Sin embargo el lanzamiento fue trasladado.

En realidad hubo un problema de circulación de agua en el lanzador que provocó el aplazamiento, según las informaciones de los responsables del lanzamiento retransmitidas en directo por la televisión de la NASA. Todavía no ha sido fijada una nueva fecha de lanzamiento, mientras que la causa del problema técnico todavía no ha sido determinada. Lo más posible es que un nuevo intento podría efectuarse hoy miércoles por la mañana.

El satélite Orbiting Carbon Observatory-2 (OCO-2), es muy similar al OCO-1, y permite ofrecer una imagen más completa y más global de las emisiones humanas y naturales de CO2, así como de los pozos de carbono de los océanos y de los bosques que absorben y capturan este gas, cuyo nivel en la atmósfera es el más elevado después de ochocientos mil años.

Te puede interesar

Escribe un comentario