La lluvia ácida ha convertido el agua de los lagos canadienses en una especie de gelatina

Holopedium

Los nadadores canadienses que les gusta meterse un buen chapuzón en las aguas de sus lagos, seguramente que no saldrán totalmente limpios de ellas. Lo más seguro que salgan embadurnados de una especie de gelatina que podría parecerse a los huevas de ciertas especies acuáticas.

Un legado que proviene de la polución industrial que está causando grandes cambios en la química del agua de este país creando un “boom” de este tipo de organismos diminutos que transforman el agua de los lagos en una especie de gelatina viscosa.

Esta noticia proviene desde científicos detrás de un estudio que dice que la población de este particular organismo se ha doblado desde 1980 en unos cuantos lagos en Ontario. Una de las razones se encuentran entre lo que es la propia complejidad de las especies, pero también se puede evidenciar que es culpa de la lluvia ácida causada por la acción humana en ciertas operaciones como puede ser la eliminación del calcio de lo que es el suelo en áreas de drenaje.

Lagos canadienses

Esto ha conseguido que se haya empobrecido los niveles de ácido en multitud de lagos, en los cuales se ha dañado especialmente a una especie de plancton (Daphnia) que necesita de este elemento para crear su armadura. Aquí entra la competencia entre el plancton, el Holopedium, el cual requiere menos calcio y está cubierto con un gel que es excelente para repeler depredadores.

Cerca del 20 por ciento de los sistemas de agua potable monitorizados se suministran de sitios con niveles bajos de calcio, según dice Andrew Tanentzap de la Universidad de Cambridge. Esto se podría convertir en un grave problema si aumentan el número de Holopedium y llegasen a estos sistemas de filtración. Incluso una masiva presencia de esta gelatina podría dañar a las grandes poblaciones de seres vivos como son los peces, aparte de que disminuyen los nutrientes que contiene el agua.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario