Ladybird, un robot para controlar los cultivos

Ladybird

Unos investigadores australianos están probando un robot completamente autónomo capaz de controlar de forma permanente las plantaciones de verduras. Con sus sensores y su rayo láser, el Ladybird todavía es experimental, pero ya se inscribe dentro de la línea de los robots agrícolas.

En el Centre de robótica para la agricultura de la universidad de Sydney, en Australia, el profesor Salah Sukkarieh y su equipo imaginan todo tipo de robots agrícolas para trabajar en los campos y los huertos. Para vigilar los cultivos, estos investigadores ponen a punto unos instrumentos más o menos autónomos con brazos robotizados y múltiples sensores.

La última creación del equipo es el robot Ladybird, capaz de trabajar en mitad de un campo de cultivo. El aparato está en fase experimental y prefigura un instrumento de asistencia para los cultivos de diferentes plantas. El Ladybird ha sido probado con éxito en plantaciones de remolacha, espinacas y cebollas.

Con sus cámaras y sus láseres, se desplaza solo y puede seguir un surco y luego, al llegar al extremo, pasarse a otro. Su carcasa está cubierta de células fotovoltaicas, por lo que puede funcionar de manera autónoma.

Sus cámaras y su espectómetro observan cada planta y el programa de análisis, adaptado a cada tipo de cultivo, determina el estado de la planta y detecta las malas hierbas y los animales indeseables. Unos sensores colocados en el extremo de un brazo articulado observan de cerca la planta.

Te puede interesar


Escribe un comentario