La temperatura óptima para la economía mundial

ciudades-sostenibles

En materia de actividad económica, existe una temperatura ideal. Según un estudio publicado el pasado 22 de octubre en la revista Nature, Marshall Burke y sus colegas han medido la evolución del Producto Interior Bruto de 166 países en el periodo que va de 1960 a 2010, con las fluctuaciones del mercurio.

La productividad alcanza su pico a una temperatura anual media de 13º C, más allá de la cual baja considerablemente. Un clima demasiado caliente es nocivo no sólo para las producciones agrícolas, sino también para los rendimientos y la salud de los trabajadores del conjunto de los sectores de actividad.

Estos resultados plantean que la economía del planeta está de hecho recalentada. Estos son los datos de la agencia Oceánica y Atmosférica Americana sobre el conjunto del año 2014: el termómetro subió en la superficie de la tierra y de los océanos a un nivel medio de 14,59º C.

Este estudio muestra igualmente que los países del Sur están en desventaja en la competición económico climática, puesto que si Francia, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos o Japón han sufrido temperaturas medianas ligeramente por debajo o cercanas al umbral fatídico, Brasil supera alegremente los 20 grados, mientras que India, Indonesia, Nigeria, o Mali estaría entre los 25 y los 30º C. Para estas naciones, cada grado suplementario más allá de la cifra óptima de los 13º C, reduce más el PIB, mientras que en las zonas frías o templadas, cada grado de más por debajo de este límite se traduce en una ganancia de riqueza.

Los investigadores se han centrado en el horizonte de finales de siglo, estableciendo un modelo sobre el impacto del calentamiento climático con relación a la productividad mundial. La conclusión es que esta productividad será globalmente inferior al 23% con relación al nivel que alcanzaría sin calentamiento climático, y el 77% de los países tendrá un crecimiento menor que si la tierra permaneciera a temperatura constante.

Te puede interesar

Escribe un comentario