La sal de las carreteras llega irremediablemente a los ríos y arroyos

Camión con sal

La sal que es aplicada a las carreteras en invierno para que sean más seguras ante lo intempestivo de la meteorología podría tener un efecto secundario. Ya conocemos la seguridad que ofrece tanto a los viandantes como a los conductores cuando la sal derrite el hielo y la nieve, pero también puede tener un daño secundario cuando puede acabar en los ríos.

Por lo visto, en una reciente publicación de investigación, en un 84% de los arroyos medidos en el estudio en Estados Unidos ha aumentado las concentraciones de cloruro. Este es del cloruro que se encuentra en el cloruro de sodio, la sal mayoritariamente utilizada en las carreteras.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos indica como 230 miligramos por litro es la concentración de cloruro sobre la cual el agua es insegura para la fauna natural y que sabe terriblemente mal para las personas. Toda esta sal en los distintos afluentes se está convirtiendo en un problema, especialmente para aquellas personas que están intentando reducir la sal de su dieta. Una tercera parte del agua potable del área metropolitana en Minnesota tiene concentraciones de cloruro sobre el nivel impuesto por EPA.

Ahora sí que tenemos un problema ya que no hay duda de que la sal ayuda a las carreteras a ser más seguras pero por otro lado se necesita agua limpia y potable.

El uso de sal en un país como Estados Unidos ha aumentado considerablemente y cuanto más se utiliza un material más sube el precio, aparte de que se han intentado encontrar distintas soluciones para derretir el hielo pero todas concluyen en el uso de la sal. Otra de las soluciones es poner sensores de temperatura y atmosféricos en las carreteras para proveer al conductor de datos en tiempo real. Al monitorizarse se podría conocer cuanta sal es presente y cuanta se necesitaría añadir por parte del conductor de uno de estos camiones de sal.

La otra vía para reducir el uso de sal en las carreteras es usar un producto líquido antes de que lleguen las tormentas, pero esto está aun por ver si funcionaría arriesgando la seguridad en las vías.

Te puede interesar

Escribe un comentario