La presión del hombre sobre los ecosistemas del planeta

Superficie-de-la-Tierra-libre-de-nubes

El planeta está enfermo, y su curación parece cada vez más incierta. La presión ejercida por la humanidad sobre los ecosistemas es tal que cada año nos hace falta el equivalente a una Tierra y media para satisfacer nuestras necesidades en recursos naturales, mientras que el declive de la biodiversidad no tiene precedentes. Estas son las conclusiones alarmantes de Fondos para la naturaleza (WWF), en su décima edición de su informe Planeta vivo, el balance de salud más completo de la Tierra.

Este informe realizado por la sociedad Zoological Society of London y las ONG Global Footprint Network y Water Footprint Network, y presentado en la UNESCO el pasado 30 de septiembre, se basa en tres indicadores. El primero, el índice planeta vivo (IPV), que mide la evolución de la biodiversidad a partir del seguimiento de 10 380 poblaciones (grupos de animales en un territorio) perteneciente a 3038 especies vertebradas de mamíferos, pájaros, reptiles, anfibios y peces.

Resultado: los efectivos de estas especies salvajes se han reducido de un 52% entre 1970 y 2010. Dicho de otra forma, el tamaño de las poblaciones ha bajado a la mitad en menos de dos generaciones, lo que representa un retroceso mucho más marcado que el anteriormente planteado. Las especies de agua dulce son las más afectadas, con una reducción del 76% entre 1970 y 2010, frente a un declive del 39% para las especies marinas y las especies terrestres.

Te puede interesar

Escribe un comentario