La pobreza energética la sufren casi 4.000 millones de personas en todo el mundo

pobreza-energetica

En el planeta Tierra habitan más de 7.000 millones de personas registradas. Probablemente, el número de personas que hay en el mundo sea aún mayor. Sin embargo, no todas las personas de este planeta disponen de recursos energéticos por igual. Como es normal, la desigualdad energética está presente en todos los países del mundo.

La pobreza energética afecta a 3.900 millones de personas en todo el mundo. Es decir, más de la mitad de la población mundial no dispone de recursos energéticos dignos como el resto de países ricos. 2.600 millones de personas dispersas por el mundo emplean leña para cocinar y alumbrar ya que no disponen de fuentes eléctricas avanzadas para poder calentarse y realizar actividades en la noche y en invierno. Lo peor de esto, es que 1.300 millones de personas (la población de China es de alrededor de 1.300 millones y es el país más poblado del mundo) carecen de un suministro eléctrico.

Pedro Linares, profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad Pontificia de Comillas, lo ha explicado en Madrid en un foro de “Pobreza energética en España: soluciones” organizado por la Real Academia de Ingeniería (RAI). Además ha remarcado y asegurado que la RAI está realizando debates sobre la “La energía y la ingeniería al servicio de la sociedad”. También ha explicado que en España no existe una cifra absoluta que recoja todas las viviendas que no disponen de suministro eléctrico de ningún tipo de energía. En España sucede como en Europa, sólo se conoce el número de personas que no tienen un hogar, pero no aquellos hogares sin suministro energético.

Uno de los grandes problemas que existe hoy día es que existen multitud de indicadores para poder determinar si una familia está en situación de pobreza. Por lo tanto, Linares propone que una alternativa fiable y más rápida es que se acuda a los servicios sociales para que éstos comprueben cuales son las condiciones en las que viven determinadas familias.

Así lo explicó:

“Propongo un parámetro que se base en la renta mínima dado que algunos reflejan unos aspectos y otros no. Es decir, cuál es el gasto de alimentación, agua.., necesario para mantener unas condiciones de vida dignas”. 

Existen numerosas paradojas en las que por ejemplo, hogares de dimensiones pequeñas consumen tan poca energía que no aparece en los análisis. Estos hogares viven en temperaturas muy bajas debido a que no se pueden permitir gastar más dinero en energía para calentarse.

Por otro lado, también existen familias que viven en casas construidas en los años 60 pero tienen una renta mucho mayor y mejores condiciones de vida. En un principio, en un análisis, estas familias no deberían de ser pobres ya que gran parte de su gasto energético se destina a calefacciones y aires acondicionados.

En España existen cerca de 2 millones de personas que son vulnerables ante este tipo de situaciones. Antoni Bruel, coordinador general de Cruz Roja Española, también ha estado presente en esta jornada y ha añadido que en su organización trabajan con más de dos millones de personas cuya renta mensual es de 575 euros y que, por lo tanto, son vulnerables ante la disponibilidad energética.

pobreza-energetica-en-espana

Bruel ha afirmado lo siguiente:

“Manejamos tres conceptos que son acceso -no poder pagar la factura de la luz y tener el contenedor desconectado-, vulnerabilidad -personas que destinan sus ingresos a los suministros o pagan tan poco que no pueden calentar su casa- y brecha energética -quienes no llegan ni a conectarse a la electricidad. Pagar la luz a una persona es un drama y ayudarle en otros aspectos es menos drama”

Bruel hace puntilla en que cada ciudadano debería de poder ganarse la vida por sus propios medios y es por eso que insiste en que se tomen medidas en contra de estas situaciones.

Francisco Fernández, adjunto primero al Defensor del Pueblo, ha transmitido las quejas de los ciudadanos de que la electricidad aquí en España es bastante cara. Por último, el director de proyectos de la Asociación de Ciencias Ambientales, José Luis López, ha incidido en que es muy difícil definir las distintas situaciones de pobreza energética en todo el país y ha lamentado la falta de una estrategia conjunta que “debe partir del Gobierno e implicar a Comunidades Autónomas, Ayuntamientos o movimientos ciudadanos”.

Te puede interesar

Escribe un comentario