La necesidad de proteger los árboles para salvar los corales

 Coral

La deforestación masiva modifica sensiblemente el ciclo de carbono, amenaza la preservación de la biodiversidad terrestre, pero impacta igualmente a los corales costeros. Proteger los bosques preserva los ecosistemas terrestres y sería muy conveniente para la salud de los corales.

Preservar los bosques costeros para salvar los corales. Si la relación entre los dos ecosistemas no es evidente, sin embargo está más que demostrada. Las actividades humanas terrestre impactan en los océanos. Charles Moore, especialista en contaminación plástica de los océanos, las define como la boca de nuestra civilización, que se traga todo lo que tiramos.

Una décima parte de la producción anual de plástico termina en el mar y ciertas actividades humanas engendran un aumento de las aguas con sedimentos asociados, el aporte de nutrientes y de productos químicos. Los arrecifes coralinos costeros son los primeros organismos en sufrir estas consecuencias.

La constatación no es nueva, el caso de la isla de Madagascar suele citarse a menudo. El país ha perdido más del 90% de su masa forestal en 2.000 años de historia humana. La deforestación ha favorecido la descarga de sedimentos a través de los ríos en su embocadura.

Esta materia en suspensión actúa como una pantalla, el agua turbia reduce el aporte de luz, inhibe el fitoplancton, principal nutriente de los corales. Las reservas forestales a proximidad de las costas son primordiales, y son necesarias para preservar la biodiversidad continental, pero también están conectadas con los ecosistemas oceánicos.

 Más información – Los corales provocan el olor de los océanos y regulan el clima

Te puede interesar

Escribe un comentario