La mayor parte de la electricidad producida en Costa Rica es verde

Costa Rica

A 2.400 metros de altura, en la cima de Montecristo, en el noroeste de Costa Rica, decenas de eólicas rompen el aire con un zumbido estridente. En la parte de abajo, el Lago Arenal se extiende hasta el infinito en el valle. A lo lejos, tres volcanes destacan en medio de una vegetación exuberante. Este paraje natural está en el corazón del mix energético limpio de este pequeño país con cinco millones de habitantes que sueña con convertirse en la primera nación neutra en CO2 de aquí a 2021.

El próximo año, el país prevé alcanzar el 100% de electricidad verde. Con una capacidad de almacenamiento de 2,5 mil millones de metros cúbicos, la presa Arenal es la mayor reserva de agua artificial de América Central.

Más abajo, tres fábricas hidroeléctricas, construidas en cascadas sobre 1.500 metros de desnivel, totalizan una capacidad de más de 360 megavatios. La hidráulica es la primera fuente de electricidad del país, situada en una zona tropical muy lluviosa. Pero el calentamiento climático y el fenómeno meteorológico de El Niño, amenazan la regularidad de las lluvias. Para evitar tener que recurrir a combustibles fósiles contaminantes, el país ha tenido que diversificar su producción de energías verdes.

En los años 80, el país fue pionero en América Latina en la búsqueda de energía eólica. Costa Rica cuenta con 9 parques eólicos y prevé construir 8 más de aquí a 2017. El viento es la tercera fuente de energía eléctrica, después del vapor de las entrañas de la tierra.

A 70 kilómetros al noroeste de Tilarán, enormes columnas de humo blanco se escapan de 5 fábricas de un campo geotérmico, el de Miravalles, diseminadas sobre los flancos boscosos del volcán con su mismo nombre. Un ligero olor de azufre planea sobre este inmenso sitio con 42 km de tubos que unen las turbinas a los 25 pozos de producción, excavados a más de 1.600 metros de profundidad. El agua caliente y el vapor generan 163,5 MW de electricidad.

Justo al lado de la fábrica Miravalles III, 4.300 paneles fotovoltaicos brillan al sol. Con 22.000 metros cuadrados, su capacidad es de 1 MW. Todas las centrales están unidas al centro de control de la energía situado en San José, la capital del país.

Te puede interesar

Escribe un comentario