La isla de la Reunión en transición hacia el ecoturismo

Reunión

La isla de la Reunión, perla del Océano Índico, está en un cruce de caminos. Destino turístico único, la región se decanta hacia una transición hacia el ecoturismo. Se trata de un compromiso crucial que requiere la implicación de todos los actores de la isla. Si los esfuerzos son tangibles y la voluntad política está presente, los desafíos son todavía enormes para que la isla pueda posicionarse entre los mejores destinos mundiales del ecoturismo.

Situada al este de Madagascar, en el Océano Índico, la isla de la Reunión es llamada por sus habitantes la Roca del Océano, un sobrenombre que esconde muchos tesoros. Con un 40% de su territorio clasificado como Patrimonio Mundial de la Humanidad, es un auténtico refugio de exuberancia verde en medio del océano.

La isla de la Reunión es un territorio atípico, procedente de un punto caliente, la isla es de hecho un impresionante volcán que emergió del agua a más de 3000 metros de altura y que sigue todavía en activo.

La isla presenta tres paisajes radicalmente diferentes: el litoral y sus lagos idílicos delimitados por arrecifes coralinos, su centro marcado por la impronta espectacular de tres circos exuberantes, y el volcán en la parte este que es el dominio de la tierra y del fuego.

La zona central del parque nacional de la Reunión, que cubre 100.000 hectáreas, está clasificada como Patrimonio Mundial de la Humanidad. Presenta una gran diversidad de gargantas y de cuencas.

Además, la isla está situada en zona tropical, lo que es propicio para el desarrollo de una fauna y de una flora excepcional y autóctona. Más de 1000 especies vegetales son indígenas lo que es mucho más que todo la Europa del Oeste.

También encontramos bosques subtropicales, y todo un mosaico de ecosistemas, y de características paisajísticas muy destacables. Además, un centenar de especies de aves está presente, de las cuales 9 son únicas en el mundo.

Si a esto añadimos una población acogedora, en una sociedad mixta y apacible que se beneficia de los equipamientos de un país desarrollado, de un nivel de vida alto, estamos hablando de un paraíso en medio de la tierra.

La extraordinaria diversidad de los paisajes de la isla es un atractivo mayor para todos los amantes de la naturaleza. Existen más de 900 kilómetros de senderos balizados, de acantilados basálticos en el litoral, donde rompen las olas que pueden superar los 6 metros de altura. También la isla presenta una jungla tropical húmeda preservada y aislada, un desierto que bordea el volcán, y unas coladas de lava que se pierden entre los relieves montañosos vertiginosos.

Te puede interesar

Escribe un comentario