La industria del carbón resiste pese a las críticas a nivel mundial

Se ha comprobado científicamente que las centrales eléctricas en base a carbón son uno de los sectores más contaminantes del mundo. Son uno de los máximos responsables del cambio climático por las miles de toneladas de dióxido de carbono y otras sustancias nocivas.

Pero además son un sector absolutamente inseguro ya que en las minas de carbón en todo el año mueren miles de trabajadores.

Pese a esta realidad esta industria se resiste con éxito a la reconversión y logra seguir ganando dinero a costa de la contaminación que producen.

En Europa la industria del carbón ha logrado que los estados lo sigan subvencionando hasta el año 2014 -2018 o que sigan contaminando libremente hasta esa fecha con posibilidad que se extienda.

Los estados erróneamente sigan otorgándole mas ayuda a la industria del carbón que a las energías renovables la excusa o argumento es que  tratan de mantener el suministro eléctrico de los países.

La reconversión energética es posible acelerarla si se ayuda a la industria de las energías renovables pero mientras esto no cambie el proceso será mas lento y seguramente mas inconsistente.

Esta industria es insostenible ya que contamina el aire, agua y demás, genera poco empleo y mata a miles de trabajadores al año en las minas. La energía que produce es barata pero solo rentable si recibe ayuda gubernamental sino no lo seria.

Las plantas de electricidad son muy poco eficientes pero se sigue utilizando debido a la abundancia de carbón en el mundo y su bajo costo de extracción.

Es necesario cortar ya con los subsidios a esta industria tan nociva e invertir en energías limpias y lograr una matriz energética sustentable económicamente pero sobre todo ambientalmente.

En el siglo XXI se debe utilizar tecnología y fuentes limpias de energía y no seguir con un tipo de energía tan contaminante y nociva para el medio ambiente.

Te puede interesar

Escribe un comentario