La increíble fuerza del crowdfunding: 40.000 nuevo zelandeses compran conjuntamente Awaroa Beach

Playa

Muchas veces no llegamos a saber el poder que tenemos en nuestras manos con las tecnologías. Si son usadas apropiadamente puede significar que gracias a ellas se puedan llegar a realizar proyectos de crowdfunding que de otra forma serían bien difíciles de realizar. Si usamos el crowdfunding para comprar entre miles de personas, se podrían recuperar espacios que siempre nos pertenecieron por derecho propio al nacer en este planeta.

Un ejemplo que debiera de servir para muchos es el logrado en Nueva Zelanda, en el que gracias al crowdfunding realizado por 40.000 personas fueron capaces de comprar una playa privada para así formar parte del Parque Nacional Abel Tasman. Aquí podría entonarse la canción de John Lennon, “Power to the People”.

En el mes de enero de este año, el alcalde Duane y Adam Gardner lanzaron una campaña de crowdfunding para comprar la playa para que todos los nuevo zelandeses pudieran disfrutarla, debido a que finalmente esta podría recaer en manos privadas.

Playa

40.000 donantes fueron capaces de llegar a los 2,8 millones de dólares para comprar la playa. Una playa de siete hectáreas con 800 metros de línea de costa fue finalmente comprada a finales de febrero con el gobierno poniendo 350.000 dólares y la fundación Joyce Fisher unos 250.000 dólares. El ministro Nicky Wagner declaró que añadir la playa al Parque Nacional Abel Tasman es un especial día para Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda

Finalmente, el sueño de tomar en propiedad esta preciosa playa para que sea de dominio público ha sido toda una realidad. También se comentó a los locales como esta nueva parte del parque nacional sería gestionada. La propia duna de arena de la playa sería restaurada, mientras que las malas hierbas serían retiradas y las especies nativas replantadas para mejorar el entorno del área para que vivan aves costeras propias de la zona.

Un gran ejemplo que podría usarse en otras regiones del planeta para devolver esos espacios privados en públicos.

Te puede interesar

Escribe un comentario