La grave disminución del número elefantes en Tanzania ya es toda una catástrofe

Elefantes

Los cazadores furtivos se encuentran en el centro de todas las acusaciones por la caída en picado del número de elefantes que se cifra en unos 65.000 elefantes en cinco años.

Lo que está convirtiendo en este país que sea toda una catástrofe para esta especie que está viendo como sus números van reduciéndose año tras año. Un grupo para la conservación de la vida salvaje mencionó el pasado martes que la disminución de la población de elefantes en Tanzania, debido a la caza de por partes de cazadores furtivos, es ya en si una catástrofe.

El lunes pasado el gobierno de Tanzania estimó que 65.712 elefantes han muerto en el país en los últimos cinco años. El reporte mostró que el número de elefantes en Tanzania ha caído en picado desde los estimados 109.051 de 2009 a los 43.330 en 2014. Toda una barbaridad para uno de los animales más ejemplares de la vida salvaje en el planeta.

Steve Broad, director ejecutivo del grupo de conservación de vida salvaje TRAFFIC, dijo que es increíble que la caza furtiva a tal escala no haya sido identificada y contrarrestada.

Las estadísticas con las que cuenta TRAFFIC en un reporte que lanzaron en 2013, indica como los puertos de Dar es Salaam y Zanzíbar han sido los puntos de salida para enormes cantidades de marfil, tal como dijo el grupo en una declaración.

También mencionó que, con sorpresa, el país ha tenido algunos indicadores positivos al comprobar como algunas poblaciones habían aumentado en número, sobre todo en la región del Serengueti, donde han pasado de 3.068 a los 6.087 elefantes. De todas maneras, esto es debido a que es una de las zonas con más visitas de turistas, mientras que en la mayoría de las otras el número ha disminuido significativamente.

En el ecosistema de Ruaha-Rungwa, donde solamente quedan 8.272 elefantes en 2014, comparado a los 34.664 en 2009. El gobierno de Tanzania dijo en una declaración que ha añadido 1000 guardabosques para proteger la vida salvaje, pero Broad mencionó que todavía existe el riesgo de que podía ser un mínimo esfuerzo para ayudar a la recuperación de esas poblaciones de elefantes.

Te puede interesar

Escribe un comentario