La Gran Barrera de Coral australiana inquieta a los científicos

Barrera coral

Un nuevo estudio aéreo realizado sobre una porción de la Gran Barrera de Coral de Australia desvela resultados muy preocupantes con relación al blanqueamiento de los arrecifes. En el momento de establecer el balance sobre la salud de los ecosistemas marinos, un nuevo informe centrado en la Gran Barrera de Coral desvela una vez más resultados inquietantes.

Estos han sido obtenidos sobrevolando, con ayuda de aviones y de helicópteros, 520 arrecifes del Estrecho de Torres, entre Australia y la isla de Nueva Guinea. Según los autores del estudio, entre el 90 y el 100% de los corales observados sobre esta porción estarían actualmente afectados por el blanqueamiento.

El fenómeno de blanqueamiento se manifiesta en forma de una decoloración del organismo que da testimonio de su fallecimiento. Esto es debido a la expulsión de algas simbióticas que viven en el seno mismo de los tejidos de los animales, y que les confiere una fuente de nutrientes. Varias variaciones medioambientales pueden llevar a una situación de este tipo.

Un calentamiento del agua

Los biólogos marinos apuntan concretamente a los cambios de temperatura, la salinidad, el grado de irradiación solar, o la disponibilidad de recursos nutritivos. En el caso presente, el responsable sería principalmente el calentamiento del agua, un aumento estimado a más de un grado de media desde mediados de enero.

Si el blanqueamiento de los corales no es algo irremediable, el fenómeno puede, a largo plazo, hacer que muera una gran parte del arrecife. Igualmente, cada nueva observación sobre la progresión alimenta las preocupaciones.

El sur de la Gran Barrera habría sido preservado de momento de la subida de las temperaturas, y por consiguiente del blanqueamiento, gracias a una meteorología más favorable. No podemos decir lo mismo de la porción norte donde ningún arrecife ha podido salvarse.

El nivel de alerta máximo

El blanqueamiento es más grave que durante los episodios de 2002 o 1998. El agravamiento puede estar relacionado con el fenómeno de El Niño, más intenso durante este año. La gravedad de la situación ha llevado a las autoridades del Parque Marino de la Gran Barrera a vigilar de forma más específica los corales. Por esta razón el nivel de alerta ha sido subido al máximo.

La Gran Barrera de Coral de Australia es el mayor arrecife coralino del mundo, con una superficie que supera los 300.000 kilómetros cuadrados. Inscrita en el Patrimonio Mundial de la UNESCO, alberga a 400 especies de corales y a 1500 especies de peces.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario